SITIO OFICIAL DE LA IGLESIA DEL PUEBLO GUANCHE

TENEMIR UHANA MAGEK GRACIAS PODEROSA SOL
ENEHAMA BENIJIME HARBA POR SALIR UN DÍA MÁS
ENAGUAPA ACHA ABEZAN. PARA ALUMBRAR LA NOCHE.

lunes, 9 de noviembre de 2015

Las Diosas Osa de Europa




Diosa Osa prehistorica

 

Lo que se puede observar en Europa desde el Paleolítico es la existencia de una cultura que se prolongó al menos durante 50.000 años con una figura central, la Gran Madre, que instituyo una cultura artística, el amor a la vida, la creencia en el más allá, una relación simbiótica con los animales, las plantas, un profundo respeto por los ciclos naturales de la Tierra y la mujer que aseguraba la continuidad del grupo, garantizaba y protegía la fecundidad y la abundancia. Son centenares los testimonios de tribus y pueblos euroasiáticos que toman al oso como jefe espiritual, ancestro venerado o sencillo tótem.
 Según algunos arqueólogos, hallazgos de la cultura de la cerámica Vinča (6400 a 3500 a.c.) sugieren que la adoración de una deidad Osa era recuente en los proto- indoeuropeos del Danubio. Con toda probabilidad el nombre de esta diosa permanecerá desconocido para siempre, pero otras deidades ursinas perviven aun en el recuerdo pues, muchos de sus cultos han perseverado hasta la modernidad,
“De repente apareció la Madre.. Era generosa y amorosa y siguió ampliándose hasta adquirir el tamaño de una montaña.

Entonces comenzó a dar a luz. Todas las criaturas del mar fluían de su profunda caverna en una cascada de aguas amnióticas; después los insectos y las aves surgieron y volaron en enjambre.

Luego los animales de la tierra, y a lo lejos, a través de una niebla, comenzaron a divisarse las formas vagas de personas…”
(de “Los Hijos de la Tierra: El Clan del Oso Cavernario”, de J.M.Auel.)

Diosas Osa de Europa

ARTIO o Arctio, la señora de los bosques europeos, que presidía los partos de los animales era una diosa de la mitología celta, que parece haber sido especialmente venerada por el pueblo celta de los helvecios, aunque hay datos que indican que fue igualmente venerada en otros lugares del ámbito cultural celta, incluyendo la Hispania celta (por ejemplo, entre los beturios),o en Asturias y País Vasco. Artz es osa en vascuence.
Por otra parte, en el Pirineo aragonés encontramos referencias al mismo nombre, en lugares como Artieda, en zonas de población celta (suessetanos) aun cuando puede suscitarse la duda de si el topónimo se genera debido a la diosa o al animal.
Parece haber sido la divinidad titular de la caza (lo que explicaría que a veces aparezca sustituida por Diana cazadora) y del bosque. Su representación física parece haberse hecho por medio de un oso. Entre los celtas la fuerza del Oso se asoció a las castas de guerreros, representando el espíritu del guerrero. Artio significa oso en lengua gala, un animal emblemático de la realeza entre los celtas. Podemos encontrar la misma raíz en otras lenguas celtas: art en irlandés antiguo, arth en galés, arz en bretón. De esta misma raíz podría proceder el nombre del rey Arturo. Algunas zonas del continente europeo tenían al oso por el rey de los animales, dejando desplazado al león.
ANDARTA, Andate o Andraste es una diosa de la guerra gala de la mitología celta, que está atestiguado por las fuentes de la época romana. Relacionada con la diosa Artio, el significado de théonyme grabado en las inscripciones encontradas en el sur de Francia, es la Osa Mayor. Es la diosa de la victoria, venerada por los pueblos de la Galia y de Britania. En su honor se celebraban ritos cruentos en los bosques, incluyendo en ocasiones los sacrificios humanos.
Según el historiador y senador romano Dión Casio, la diosa Andraste fue invocada por la reina britana Boudica (de la tribu de los icenos) para arengar a sus seguidores durante la lucha contra el invasor romano, hacia el año 61 d. C.
ARTEMISA la diosa de los bosques y colinas, fue adorada en toda la antigua Grecia. Una de las más populares encarnaciones animales de Ártemis era la Gran Osa, la Ursa Major, gobernante de las estrellas y protectora del axis mundi, el Polo del Mundo, señalado en el cielo por la Estrella Polar en el centro de un pequeño círculo que describe la constelación de la Osa Mayor.
Una hipótesis relaciona a Artemisa con la raíz protoindoeuropea *h₂ŕ̥tos, ‘oso’, debido a los ritos de culto de las Brauronias y los restos neolíticos de la cueva Arkoudiotissa (Creta). Las niñas y muchachas atenienses que se acercaban a la edad del matrimonio eran enviadas un año al santuario de Artemisa en Braurón para servir a la diosa, época en la que eran llamadas arktoi (‘oseznas’).
CALISTO era la hija de Licaón, rey de Arcadia, y también una ayudante de caza de Artemisa. Como miembro de su séquito, tomó un voto de castidad. Zeus se le apareció disfrazado como Artemisa o, en algunas versiones como Apolo que se ganó su confianza y se aprovechó de ella (o la violó, según Ovidio), y engendró así un hijo: Arcas. Enfurecida, Artemisa (o Hera, o ambas, según la versión) la transformó en una osa. Arcas casi la mató mientras cazaba, pero Zeus lo detuvo justo a tiempo. Compadeciéndose, Zeus subió a la osa al cielo, dando así Calisto origen a una constelación. Algunas versiones dicen que subió a ambos, formando la Osa Mayor y la Osa Menor.
DIANA la Cazadora era la diosa virgen de la caza, protectora de la naturaleza y lunar en la mitología romana. Hija de Júpiter y de Latona, hermana de Apolo y diosa de la caza entregada a este ejercicio varonil, acabó por volverse insensible a las inclinaciones de su sexo. Ninguno de los pretendientes que intentaron su amor lo lograron y por eso se le dio el sobrenombre de casta. Su diosa griega equivalente en la literatura es Artemisa, si bien en cuanto a culto era de origen itálico.
FUENTES;
Wikipedia
VÁZQUEZ HOYS, Ana Mª; Diana en la religiosidad hispanorromana I Fuentes. Las diferentes diosas. UNED; Madrid, 1995.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada